jueves, 11 de noviembre de 2010

Jane Goodall en el Festival de Cine 2010 de Sevilla


Jane Goodall demostró que no hay que ser un hombre para hacer frente a los peligros de vivir en la selva con los primates, y lo hizo en un tiempo histórico en el que la mayoría de mujeres sólo interpretaban el papel de ama de casa.
Este año, en Sevilla, hemos tenido el privilegio de contar con ella, sencilla y amable, en el Festival de cine, en la presentación de un documental sobre su vida "El viaje de Jane" de Lorenz Knauer.
En este enlace se puede ver un vídeo en el que se les entrevista a ambos.
Jane es uno de los modelos de mujer más admirable, por inteligencia, naturalidad, determinación y su confianza en sí misma. Nació en Londres, en 1934, y cuando a los 10 años leyó las historias de Tarzán decidió que tenía que ir a África y vivir entre los monos. No cursó estudios universitarios, ni la época ni la situación económica de su familia lo permitieron, pero trabajó duro hasta que pudo pagarse un pasaje a Kenia y entrevistarse con el Dr Leaky, paleontólogo e investigador de los fósiles de australopithecus de Olduvai, para el que finalmente trabajó.
Fue a partir de ahí que pudo trazar su plan de irse a vivir con los chimpancés para estudiar su conducta. Ella descubrió que no sólo los seres humanos saben hacer herramientas, vio cómo los chimpancés también las hacen y las transportan.
Estableció la reserva de Gombe, en Tanzania, para la investigación de los grandes simios y fue en 1965 cuando obtuvo su doctorado en Etiología animal por la Universidad de Cambridge, desde entonces no ha parado de investigar y trabajar por la educación, conservación y defensa de los del medio ambiente a través del Jane Goodall Institute, que tiene también sede en España.

jueves, 28 de octubre de 2010

lunes, 18 de octubre de 2010

Alice Neel

Mi primer contacto con la obra de esta pintora fue su autorretrato cuando tenía más de setenta años. Un shock de verdad, audacia y transparencia. Quise saber más de ella y descubrí la fragilidad de una persona que luchó por destruir los fijos esquemas que sometían a las mujeres de su tiempo.
Hija de una familia de clase media realizó sus estudios en una pequeña ciudad de Pensylvania (USA) y trabajó de administrativa para ayudar a la economía familiar. Finalmente pudo acudir a una escuela de Arte femenina donde dio salida a su pasión por la pintura.
Casada, tempranamente con joven cubano rico, se trasladó a la Habana y entró en contacto con la vanguardia artísticas y fue allí donde toma conciencia social y política.
Su maternidad frustrada dos veces, una por la muerte de difteria de su primera hija y la otra porque el padre se llevó a la criatura, marcan la vida y la obra de Alice Neel, que estuvo recluída en un hospital para curarse de una depresión. El compromiso de vivir su vida conforme a sus principios genera conflictos personales que la llevan a un intento de suicidio.
No obstante se instala en Nueva York rodeada de pintores, intelectuales y militantes del Partido Comunista, siendo los años 30 su época de despegue como artista.
Su obra de entonces son retratos de intelectuales y políticos del Greenwech Village de izquierda y del Harlem hispano, fiel reflejo de la realidad bajo una mirada intensa y tierna.
Su intención es ser subversiva y abiertamente sexual. Sus retratos recuerdan al Egon Schiele más transgresor.
Desde 1960 Neel fue considerada como un icono feminista y sus trabajos fueron reconocidos tanto por su trascendencia política, artística y humana.
Su nieto Andrew Neel realizó un documental sobre su vida que recibió varios premios y que aquí dejamos enlazado. Numerosas exposiciones y retrospectivas dan idea del impacto de la obra de esta artista en su tiempo.
Hemos hecho una selección de algunas de sus obras en este vídeo.

domingo, 27 de junio de 2010

28 Junio día del Orgullo Gay


El 28 de junio de 1969 en el Stonewall Inn, un pub del Greenwich Village neoyorkino dijeron ¡basta!, somos personas, no delincuentes, ni pervertidos, tenemos los mismos derechos: somos iguales. Y salieron a la calle a decirlo, y pagaron por ello, porque sufrieron una fuerte represión policial y muchos dieron con sus huesos en la cárcel. Pero ya nadie pudo parar este movimiento y consiguieron que el Gobierno de los Estados Unidos cambiara la legislación y no persiguiera como delincuencia la homosexualidad.

En España también han sido encarcelados, durante años, muchos homosexuales en virtud de la aplicación de la ley de "vagos y maleantes" del gobierno de la Dictadura. Hoy, en nuestro planeta muchas personas pueden morir por ser homosexuales, si les aplican la ley. No es en vano que se siga celebrando el día del Orgullo Gay, todavía hay mucho por lo que luchar.
Ayer fue en Sevilla la Cabalgata del Orgullo Gay, no me acordaba, pero estuve allí y durante unos momentos participé de la alegría de la fiesta, y me sentí orgullosa, realmente, de que en nuestra ciudad exista esta manifestación.
Y pude oir comentarios de personas que criticaban la suciedad que dejaba la manifestación. Mucho más caro y cien mil veces más molesto es recoger la basura y la cera pegada a las calles durante la semana santa y nadie dice nada. Así que ante esos cometario me sonreí (con cierto deleite, la verdad) porque hemos cambiado y me felicité por ese cambio. Es el indicador de que asumimos nuevos papeles que nos conducen a una mayor igualdad.
La prueba es esa foto que tomé del escaparate de Ochoa, en la calle Sierpes, la confitería más tradicional que queda en Sevilla. Ochoa suele vestir de gala su fachada el día del Corpus Christi y me parece genial. Pero se adapta a los tiempos y existen muñequitos en el escaparate para las tartas de bodas gays, matrimonios gays, pese a quien pese.

Felicidades a todos y todas.

sábado, 26 de junio de 2010

Pedro Almodóvar y los Nuevos Papeles


Terminado el curso escolar, y agotando las últimas horas repletas de burocracia y aplicaciones telemáticas, estando próxima la mudanza a un nuevo instituto en el que poder seguir ejerciendo la compleja pero fascinante tarea de educar, me gustaría realizar un pequeño homenaje a mi director de cine favorito. Porque él como pocos en España ha sabido dotar de nuevos papeles a hombres y mujeres en una época en la que el cine español estaba anquilosado y, tras los años de la Dictadura, andaba a medio camino entre las peículas de destape, de fuerte contenido machista, y los experimentos de cine de autor tan lejanos a la sensibilidad del ciudadano medio.

Hijo de la cultura pop, en 1980 daba por concluido su primer largometraje, Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, tras unos años de autoaprendizaje. En clave de cómic sadomasoquista, no dudaba en ridiculizar la figura del macho español, ni tampoco en presentar a unos personajes tan grotescos como encantadores. Era la época de la llamada Movida, de la cual bebe también Laberinto de pasiones y esa continua duda sexual de sus dos personajes principales. Eran nuevos atrevimientos, sacrílegos si se quiere, que ponían patas arriba los cimientos de la gente bienpensante de este país. Así nos lo dice Entre tineblas y el amor homosexual de una monja y una cantante de boleros.

Es un lugar común identificar a Almodóvar como un director de mujeres. Y pese al tópico, no podemos negar que es cierto. La visión que dio sobre una ama de casa de un barrio periférico madrileño en ¿Qué he hecho yo para merecer esto! merece nuestra atención, sea cual sea la perspectiva que se tome. Como contrapartida, nos podríamos fijar en el papel opresor que otorga a la Iglesia Católica en algunas de sus obras, como podemos ver en la férrea madre ultrarreligiosa de Matador, que le impide a su hijo asumir su propia sexualidad.

En 1986, con La ley del deseo, firmó una de sus obras más personales. Aunque había habido en España cintas con la homosexualidad como tema central (Los placeres ocultos o El diputado, de Eloy de la Iglesia, son dos buenos ejemplos), en este caso la película se centra en la historia de amor, sin insistir en el sexo de los personajes que se enamoran, tratando así de normalizar al colectivo. Después llegaría la exitosa Mujeres al borde de un ataque de nervios, en la que el feminismo se puso al servicio de la comedia, o Átame, en la que sin embargo la mujer termina sometiéndose al hombre víctima del síndrome de Estocolmo.

Tras una historia de desencuentros entre una madre y una hija precían econtrarse historias más profundas. Hablamos de Tacones Lejanos. Nada es casual, ni gratuito. No lo es la violación en Kika, puesto que los obstáculos a los que ha de someterse la liberan para poder rehacer su vida de forma independiente, como tampoco lo es la depresión de la protagonista de La flor de mi secreto, ya que logra superarla con la ayuda de sí misma cuando todo parecía derrumbarse bajo sus pies.

Historias más convecionales como Carne trémula, otras tan llenas de vida como ese hermoso homenaje a la mujer (y a los que quieren ser mujeres) en Todo sobre mi madre, obras tan íntimas y tan profundas como Hable con ella, el cine de Almodóvar ofrece una perspectiva rica en matices, aún casi insólita en un país en el que la mayor parte de los creadores no parecen dispuestos a ofrecer esos nuevos papeles de los que tanto hemos hablado aquí durante estos últimos meses.

Sus últimas obras confirman este extremo. Y ya sea en La mala educación, verdadero bofetón a la Iglesia que hoy, casi diez años después, es tema de actualidad tras las sonoras protestas de la clase más conservadora de este país, ya sea en Volver, en la que las muertas resucitan para ayudar a las vivas, ya en Los abrazos rotos y su complicada trama de amores perdidos, Almodóvar siempre parece que tiene algo nuevo que decir.

Por eso, y a pocos días de terminar en este centro, quiero recordar esta figura, sin la cual la historia del cine español no hubiera sido la misma. Pese a quien pese...

miércoles, 23 de junio de 2010

Relatos ganadores del concurso

El jurado del concurso ha declarado ganadores por empate y de manera unánime a Carlos Rodríguez Andrade y Pilar Ramos Burdalo.
Agradecemos la participación a todos los ecritores concursantes y les damos nuestro apoyo para que continuen desarroyando su habilidad literaria.

No voy a poner un relato antes que el otro por prioridad, sólo que no puedo ponerlos los dos a la vez, próximamente colgaremos el otro.

Así que de momento cuelgo uno:

Los Extraterrestres no Caben
Carlos Rodríguez Andrade
2º ESO

En un lugar muy lejano, incluso más lejano que en los cuentos de hadas, que ya es decir, había un planeta el doble de grande que la Tierra llamado Dulcano. Este planeta tenía unas condiciones muy parecidas a la Tierra, de hecho, había vida. En este planeta había unos seres vivos muy parecido a los humanos llamados dulcanianos

Los dulcanianos estaban divididos en una democracia: la mayor autoridad era el jefe supremo o Hulamid que gobernaba todo Dulcano. Luego estaban los “presidentes” llamados rahemesz que lideraban las cuatro partes del del planeta divididas por el meridiano central y el paralelo central. Por último estaban los ciudadanos (nilps).

Pero en este planeta había un problema, que no había sitio para todos. Había veinte mil millones de habitantes, por ello tenían que tomar medidas.

-¡Mihnio!, tienes que buscar un planeta que se parezca al nuestro -le dice uno de los rahemesz al buscador de galaxias y planetas.
-Vale señor -dice este.

A la semana siguiente sale Mihnio corriendo del observatorio y cuando llega a su destino dice casi sin aliento: - señor ya he encontrado un planeta muy parecido al nuestro.
-¡Genial, buen trabajo! -exclama el presidente.
-Pero hay un problema, ya está habitado -dice Mihnio.
-¿Y su densidad de población es muy alta o podemos vivir allí?
-Varía mucho pero hay lugares donde si podríamos vivir porque hay poca población.
-Perfecto -dice el presidente. Viaja a ese lugar y analiza su idioma, porque después nos lo enseñarás a nosotros, a Hulamid y a los interesados que se quieran mudar.

Entonces el buscador salió corriendo en dirección a su nave.

A los tres meses vuelve Mihnio con el español ya analizado y aprendido puesto que había aterrizado en España y dispuesto a enseñárselo a los demás.
Al día sigiente empezó su trabajo de enseñar el idioma básico a los presidentes, a Hulamid y a los cinco mil millones de personas dispuestas a mudarse a otro planeta. Este trabajo no fue muy difícil aunque el idioma del nuevo planeta era muy diferente al suyo ya que poseían de una gran capacidad de aprendizaje además de mucho interés.
Cuando todos habían aprendido el idioma, cosa que duró dos meses, emprendieron el viaje al nuevo planeta repartidos en miles de naves espaciales muy grandes.

Al día siguiente: -¡vamos levantaos dormilones que ya estamos a punto de pisar tierra ajena! -dijo el piloto de las mil naves, ya que con solo mover la palanca de mandos de una movía a las otras.
-Sí que es verdad que se parece mucho al nuestro -dijo Hulamid con cara de sueño.
-¡Vamos todos abajo que hay que decirle a estos seres que si nos dejan vivir con ellos! -enunció el piloto.Entonces bajaron todos de las naves observando el paisaje de España. Habían aterrizado en las afueras de un pueblo de Ciudad Real.

-Y ahora qué -dice Hulamid
tenemos que encontrar al presidente de este estado -comenta el piloto.
-¿Cómo lo haremos? -pregunta el jefe supremo.
-Se lo podemos preguntar a alguien -propone uno de los nilps.
-Yo lo haré -dice Hulamid interesado.

Y se ponen en camino hacia el pueblo. Cuando llegan los cinco mil millones de extraterrestres al pueblo se escucha: ¡AAAAAAAAAA!, ¡ALIENÍGENAS!. Y todas la personas del pueblo se alteran, corren para sus casas asustadas y llaman a la policía. Al cabo de 5 minutos aparecen varios coches de patrulla observando la multitud de alienígenas, alterados y a la vez asustados empiezan a llamar a más policías, a los bomberos, a la ambulancia. Los pobres extraterrestres no se habían movido pero todo, por si atacaban.
Pronto estaban todos los policías, bomberos, y ambulancias esperando que estos atacaran o se movieran, pero permanecieron totalmente inmóviles ante tanto jolgorio.

-Llamaremos al jefe dice uno de los policías.
Cuando vino el jefe dijo -llamaremos a mi superior. Y así de jefe en jefe llegaron a al ministra de defensa y por último al Presidente José Luís.
-¿Qué hacemos? -le dijo la ministra al presidente.
-Intentaremos hablar con ellos, aunque dudo que sepan nuestro idioma.
-¿Hay aquí algún jefe? -pregunta Zapatero.
-¡Yo! -dice Hulamid.
-¿Cómo es que habláis nuestro idioma?
-Lo hemos estudiado.
-¿Qué queréis? -dice José Luis.
-En nuestro planeta no cabemos somos demasiados, en concreto veinte mil millones teniendo en cuenta que es dos veces mayor que este planeta. Queremos vivir con vosotros porque no hay otro planeta con las condiciones adecuadas para que podamos habitarlo.
-Nos lo pensaremos, mientras permaneced en vuestras naves -comentó el presidente extrañado con la llegada de estos seres.
-¿Usted dejará que estos seres se queden aquí? -pregunta un policía llamado Alfonso al presidente.
-Me lo tengo que pensar pero probablemente sí, porque así, nosotros podemos investigar sobre el espacio con la ayuda de su avanzada tecnología y otros seres vivos de otro planeta como ellos.
Vuelve Alfonso enfadado con sus compañeros y le pregunta a uno de estos:
-?Te gustaría que se quedaran con nosotros estos seres?, porque a Zapatero sí -dice el policía.
-La verdad es que no -responde Isaac.
-¿Y a ti? -le pregunta a Simón.
-A mí tampoco.
-Podemos hacerles creer a los extraterrestres que aquí la gente no los quiere, y así se irán -aporta Isaac.
-No creo que eso funcione porque en su planeta la cosa está muy mala y no hay más planetas en los que haya vida que ellos ni nosotros sepamos. Se terminarán quedando y la gente los aceptará -comenta Simón
-Sí también es verdad dice el otro.
-Bueno pues podemos matarlos y hacer que parezca un accidente -dice Alfonso.
-¿Y si nos pillan? -pregunta Isaac, el más prudente de los tres.
-Ingeniaremos un buen plan para que eso no pase y en cualquier caso no creo que nos condenen por matar a unos alienígenas que acaban de llegar a nuestro planeta -dice Alfonso.
-Tienes razón. Pero ahora tenemos que idear un plan porque cuanto antes los eliminemos mejor.
-Que cada uno piense un plan esta noche y mañana por la mañana nos contamos nuestros ideas y elegimos cuál de ellas es mejor.
Al día siguiente, por la mañana se reencuentran en el trabajo y dice Simón:
-Bueno ¿qué habéis pensado?
-Yo he pensado que podemos desviar la corriente eléctrica a una nave y sobrecargarla para que explote y como todas están muy juntas si una explota todas las demás también -comenta Isaac.
-¿Cómo vamos a desviar la corriente?, ninguno somos electricistas, además acabarían descubriendo que no fue un accidente porque el lugar donde pongamos los cables estará negro de la quemadura -dice Alfonso.
-Yo he pensado prenderle fuego a las naves -aporta Simón.
-Hay miles y miles de naves, además son de metal y eso llevaría mucho tiempo.
-Yo he pensado que si las naves tienen combustible para desplazarse seguro que también tiene algún tipo de gas inflamable. Podríamos provocar un fuga de gas y conseguir que salte una chispa de algún modo. Entonces una explotaría y con ella todas las demás.
-Ese es un plan muy bueno -saltan los dos amigos a la vez.
-Ahora tenemos que encontrar el tanque de gas y la manera de hacer que salte una chispa.
-Esta tarde nos reunimos en la plaza a las tres cuando todo el mundo esté comiendo y vamos a buscar el depósito de gas.

Después de salir de trabajar se fueron a sus respectivas casas, comieron y cuando dieron las tres ya estaban los tres reunidos allí.
-¡Vamos! -dice Alfonso.
Entonces se pusieron en marcha los tres amigos en dirección a las naves. Una vez que llegaron se pusieron a buscar el depósito de gas en la más céntrica de las naves. Buscaban cerca de los reactores que era donde probablemente estuviera el combustible.
-¡Ya lo he encontrado! Está en la parte alta del reactor -exclama Isaac.
-¡Sí ya lo veo! -Dice Alfonso.
-¡Yo también! -Grita Simón, porque estaba en la otra punta de la nave.
-Esta noche venimos, pegamos un mechero de a la parte externa del reactor, le pegamos un cuerda en la rueda que provoca la chispa, le hacemos el agujero, no alejamos, tiramos de la cuerda y BOOOOOOOOM.
-Bueno pues nos reunimos aquí esta noche a las cuatro de la mañana -dice Isaac.
-Pues yo traigo las cosas necesarias -comenta Simón.
Volvieron todos a sus respectivas casas y a las cuatro de la mañana, volvían a estar los tres amigos reunidos en campo de naves.
-¡Manos a la obra! -dice Alfonso contento.
Primero pegaron la cuerda al mechero, en segundo lugar pegaron el mechero al depósito y por último comenzaron a perforar el depósito con un trompo. Pero no pensaron que al taladrar harían mucho ruido y podrían despertar a uno de los alienígenas. La ventana que estaba encima de ellos se abrió.
-¿¡Qué hacéis?!, ¡eso es el tanque de gas! ¡y un mechero! ¡vais a hacer explotar la nave! -dijo alarmado uno de los nilps asomado a la ventana.
Y sin que a ninguno de los tres le diera tiempo a reaccionar, nervioso, saltó desde la ventana, cayó y se puso a deshacer todo lo que habían montado muy rápido y angustiado.
Los tres amigos salieron corriendo antes de que el otro se diera cuenta.

Al día siguiente, por la mañana se plantó el presidente en el pueblo. Con la ayuda de un megáfono dijo: -soy el presidente, que salga el jefe porque quiero hablar con él. Hulamid salió de la nave y se acercó al presidente. También fueron saliendo los vecinos de sus casas para contemplar la situación.
-Os dejaremos estar aquí con varias condiciones:
-La primera: tendréis que integraros completamente en la sociedad, es decir, tenéis que buscar trabajo, pagar las viviendas que os daremos y no vivir al margen.
-La segunda: queremos que nos ayudéis en nuestros estudios del espacio ya que, en ese aspecto vuestra tecnología es mucho más avanzada que la nuestra.
-Y la tercera: tendréis que ser pacíficos, he intentar no meteros en líos.
-Vale -dice Hulamid-. Cumpliremos todos los requisitos, de todas formas nosotros no tenemos armas, odiamos la violencia, somos muy pacíficos.
-En ese caso os dejamos que viváis en nuestro planeta.
-Muchas gracias señor presidente. Me gustaría decirle que uno de los nuestros vio a tres de los suyos intentando hacer explotar nuestras naves esta pasada noche.
-¿Y podrían reconocer quién intentó hacerlo? -preguntó José Luis.
-Él dice que sí podría -dice Hulamid.
-¿Podrías decirle que venga?
-¡Que venga el testigo! -dice en voz alta Hulamid.
Aparece de entre la nada el testigo.
-¿Nos podrías decir quiénes de estos son los que intentaron hacer explotar las naves?
Se quedó un rato observando a las personas miró para arriba y vio a tres personas en un balcón semi-escondidas.
-¡Esos son! -y señaló hacia arriba. Todos miraron en la misma dirección. Vosotros, ¡venid! Bajaron, y dijo el presidente:
-¿Por qué queríais matarlos?
-No queremos que vivan con nosotros, nosotros pensábamos que eran peligrosos y nos podrían hacer daño -dijo Alfonso.
-Pues podíais haberlo hablado con migo ¿no?
-No porque de todas formas se acabarían quedando -dice Simón.
-Pues yo lo siento mucho pero tendréis que presentaros ante un tribunal.
-Bueno nos atendremos a las consecuencias -dijo Isaac.

Dos meses más tarde ya les habían asignado una vivienda a cada familia nilp, la mayoría había conseguido un trabajo y ya casi todo el mundo lo había aceptado integrándose casi por completo en la sociedad.
También tenían pensado hacer un viaje al espacio para que los nilps les enseñaran las cosas que los humanos todavía no habían descubierto. Y no hacía falta ser astronautas para viajar al espacio ya que sus naves estaban muy bien equipadas.

De este modo convivieron seres vivos de diferentes planetas sin ningún problema.

Esta historia tiene un moraleja: no siempre hay que tener miedo a lo desconocido, y más si no ha hecho ningún daño a nadie.

Oscuridad

De Pilar Ramos Búrdalo

"Había una vez , en un pueblo llamado "Oscuridad" una niña que quería ser futbolista. Eso en las niñas resultaba algo bastante raro, y la gente se reía de ella cuando se lo oían decir. Pero la niña seguía firme en su idea.
En el pueblo la encontraban ridícula, aunque yo, personalmente creo que no lo era. Aquella chica era muy buena en el deporte, mucho más d elo que cualquiera pudiera imaginar. Entrenaba duro todos los días, se despertaba a las cinco de la mañana para correr por el pueblo. Después se iba al colegio, donde seguía su entrenamiento.
Ver a maría corriendo pro Oscuridad era todo un espectáculo, que con el tiempo se fue convirtiendo en algo corrriente. Ya ni siquiera los ancianos se extrañaban al verla todo el día haciendo deporte, porque ella no desistía de conseguir su objetivo. En realidad se pasaba todo el tiempo trabajando en su forma física que apenas tenía relación con la gente de su entorno.
Mejor así, porque todos se reían de ella, la ofendían e incluso la humillaban, con esos típicos insusltos de "machorra" y demás groserías por el estilo.
Cuando en su clase se jugaba al fútbol nunca la elegína de las primeras, al contrario, siempre era la última, a pesar de ser la mejor de todos.
No nos cabe duda de la clase de pueblo que era Oscuridad, exagerado y ridículamente machista. Pero a ella en el fondo le daba igual puesto que pensaba marcharse de allí en cuanto pudiera. LO odiaba porque no le cabía en el corazón tanto rechazo machista.
Un día durante su entrenamiento lo estuvo pensando y definitivamente acertó.
Oscuridad era un pueblo antiquísimo en el norte del país, un ochenta por ciento de sus habitantes eran mayores de 60 años. Así habían sido toda su vida y así morirían. María podía comprenderlos, pero no dejaba de rechazarlos.
Le quedaban pocos atardeceres en Oscuridad y eso le alegraba profundamente.
En pocos meses su familia se fue de allí, al sur, donde la gente es más jóven, más abierta y hospitalaria. María se incorporó al equipo de fútbol de su barrio y allí sí que supieron valorar su trabajo y esfuerzo. Su entrenador coincidía con ella en que el deporte no entiende de sexos y que jugaba mejor que la mayoría de los chicos del equipo.
También se adaptó bien al colegió y comenzó a estudiar en sus ratos libres, cosa que antes no hacía.
estaba feliz en aquel barrio, aunque no era lujoso, ni nada parecido, pero allí tenía todo lo que una niña de 12 años podría desear.
Con el paso del tiempo maría creció y se hizo un poco diferente. Ahora jugaba al fútbol de forma profesional, aunque a veces pensaba cómo habría sido su vida si nunca se hubiera ideo de aquel pueblo."

martes, 18 de mayo de 2010

Flor del Desierto

Mientras veia el video, me rebele como mujer contra mi propio genero.
No entiendo que las madres y padres consientan en mantener un ritual de amputación de sus hijas.
No entiendo la sumisión de las mujeres de la familia, abuelas. madres, tias, hermanas.
No entiendo que se protejan con la religión, la tradición-costumbre.

Si queremos que cambie, somos nosotras quienes tenemos que cambiar
No aceptando ni religión ni tradición que nos dañe tanto fisica como mentalmente, tenemos que dejar de ser sumisas cuando afecta a nuestra condición de personas.
Debemos aprender de los hombres, ellos no permiten maltratos ¿por qué nosotras?
video

Blog para la Igualdad

I.E.S. "Federico Mayor Zaragoza" (Sevilla)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails